Flotador Puddle Jumper de Sevylor

Mi hijo es el rey del agua con su nuevo flotador Puddle Jumper de Sevylor. Y es que el verano ha llegado y con él las largas jornadas disfrutando del buen tiempo y aliviando el calor con un chapuzón. ¡Venga buen tiempo que ya estamos preparados!

Tanto si vuestros hijos disfrutan de un baño en agua dulce como salada lo que está claro es que hay que mirar por la seguridad de los peques en todo momento.  A J le encanta nadar y si por él fuera estaría todo el día metido en el agua. Por eso le hemos apuntado a natación y no veáis como disfruta pero, pese a las clases, aún es muy pequeño para nadar por su cuenta así que utiliza este original flotador Puddle Jumper de la marca Sevylor regalo de sus abuelitos.

Flotador Puddle Jumper de Sevylor

Flotador Puddle Jumper de Sevylor

Los flotadores Sevylor tienen diseños infantiles y muy coloridos y están cubiertos de una tela impermeable muy suave. Como veis la parte central rodea el pecho del niño abrochándose a la espalda con una hebilla ajustable y su forma curva se adapta al tronco perfectamente.

Cuenta también con manguitos lo cual permite que se mantenga a flote más fácilmente y permitiendo que los pequeños sean autónomos y naden cómodamente con el cuerpo por encima del agua.

Flotador Puddle Jumper de Sevylor

Flotador Puddle Jumper de Sevylor

 

El flotador Puddle Jumper está hecho con PVC libre de cualquier componente tóxico y se adapta a niños de entre 15 y 30 kilos. Al no ser hinchable no existe riesgo de pinchazo pero por otro lado ocupa más espacio y tiene que tenderse para secarse bien después de su uso.

Evidentemente, como cualquier producto de su gama, NO protege del ahogamiento y sólo se debe utilizarse bajo vigilancia constante de un adulto. Así que pese a que es un maravilla no olvidéis estar siempre pendientes de los niños.

Y vuestros peques ¿qué utilizan para nadar? ¿algún producto estrella en vuestra casa?

Comentarios

  1. Taisa

    Yo no sé qué hacer este año aún. Mi hijo lleva años que no quiere nada y no sé atrevía ni a meterse apenas más que en piscinas pequeñas que no le cubran…
    Pero estuvimos de vacaciones en un sitio que tenían chalecos de natación y menudo descubrimiento… Le encantó e incluso se soltó. Así que ahora me estoy planteando comprarle uno para este verano. Aunque igualmente querría que se animase a intentar aprender a nadar sin nada. A mi me enseñó mi madre de pequeña, y los cursos me dan un poco de miedo con el carácter de mi hijo que le hagan ir para atrás en vez de animarle. Veremos sino el año que viene igual tocaría llevarle a curso, porque aquí lo suyo es que los niños saquen un curso de natación antes de empezar el colegio a los 6, y les dan como un certificado.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *