Abuelita conciliación

Posted on
Inicio >> Vida en familia >> Abuelita conciliación

La traída y llevada conciliación casi siempre se refiere a la vida laboral y familiar o en casos de acuerdos en pleitos. Pero …me preguntó : ¿Cómo conciliamos las abuelas, abuelitas, àvies, yayas… nuestras vidas con las de nuestros nietos?

No quiero dejar fuera a los abuelos, abuelitos, avis y yayos. Nada más lejos de mi intención.

Aunque los abuelos y abuelas hayan tenido ya una vida laboral y disfruten ( a veces me suena a sarcasmo) de la jubilación la crisis económica ha generalizado que sean ellos los que cuiden a los nietos en jornada de más de 8 horas.

Y yo, abuelita conciliación, no pido como las madres y padres que se cambie o flexibilice mi jornada laboral ya que se entiende, no se con que argumento real, que no trabajo. No se trata de eso. Yo sólo pido que las marcas de productos de bebés y niños piensen que nosotras somos muchas veces sus usuarias.

No es lo mismo manejar un carrito de bebé con 30 años que con cincuenta y muchos; ni acunar o dormirlos en brazos; ni abrochar o desabrochar la sujeción a las sillitas; ya es de delito doblar esos armatostes para meterlos en el coche.

Y a la polémica de mochila de libros si o no, habría que añadir la dificultad que supone que la abuelita lleve además la bolsa de deportes del nieto en cuestión más un carro de la compra.

No es una imagen descabellada. Sólo hay que pasar cualquier día por la entrada de un parvulario o colegio.

Claro que si el niño ya no necesita sillitas puede la abuelita meter en el carro de la compra la mochila, la bolsa de deportes e incluso….al niño.MINI™ de Petit Royal la mochila perfecta

También a la hora de vestirlos se echa en falta prendas fáciles de poner a los nietos pues hay botones minúsculos con ojales que parecen una broma; cuellos tan estrechos que peligran las orejas de tus queridos principes; petos y otras prendas que cuando has lograrlo excarcelarlo de ellas ya no hace falta que lo lleves al water. Mejor darle una duchita.

Y el capítulo baño, otro tanto. Hay muchos artilugios para que los peques no se resbalen en la bañera pero ninguno que yo conozca para que a la abuela no le dé una lumbalgia.
A ninguna marca de ropa se le ha ocurrido diseñar vestidos prácticos a la vez que coquetos para esas abuelas que van “de dulce safari” por unas horas y no quieren dejar de presumir.

Es un sector tan grande que los fabricantes no deben dejar de lado y que, aunque doy por sentado que ser abuela no supone estar “machucha ni pachucha” , es una realidad que los años se sienten aunque no se noten tanto.

Por eso, señores fabricantes, les pido la conciliación que como sabrán dicen unos y otros que es un derecho. ¿O no? Si hay algún compañero de batalla leyéndome  seguro que me de la razón…

¿Te ha gustado el post? ¡Valóralo!
  • Compártelo

3 Comentarios

  1. Marialu says:

    Las abuelas también cuentan!

    1. Clara Castro Quesada says:

      ¡Y tanto! 🙂

  2. me pica la etiqueta says:

    Qué haríamos sin los abuelos…. y digo abuelos, porque en mi caso, dejo con total confianza a mis niños tanto con mi padre como con mi madre… ¿conciliación?… ¿qué dices que es eso?… nos queda mucho camino por recorrer!!

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies