Crema de guisantes ¡todo un manjar!

Posted on
crema de guisantes

En casa hacemos esta crema de guisantes muchas veces a lo largo del invierno.

Es un primer plato perfecto para que coman una de las raciones de verduritas que tienen que tomar a diario.

Podría destacar que es fácil de hacer y que podéis congelar prácticamente todos los ingredientes y tenerlo a mano cualquier día que se os eche el tiempo encima o no sepáis qué hacer de comida pero lo mejor de esta receta es su sabor.

Porque esta crema de guisantes ¡es de mis favoritas!

crema de guisantes

Crema de guisantes

INGREDIENTES (Para 6 pers.)

  • 600gr. guisantes.
  • 1 cebolla mediana.
  • Pimienta.
  • Sal.
  • Leche.
  • Aceite.
  • Queso rallado.
  • Tostones de pan.

MODO DE HACER

Como os decía la mayoría de ingredientes los podéis tener congelados. Lo único es que, como todo, el sabor de los guisantes frescos no tiene nada que ver con los congelados. Ambos están ricos pero el resultado de la crema con guisantes naturales es sencillamente espectacular.

El tiempo de cocción dependerá del tipo de guisante y de donde lo hagamos.

Foto Shutterstock

Cocer guisantes

Hay que tener que los tiempos variarán según el tamaño de los guisantes y el tipo de agua. Cuanto más dura sea el agua más tardaremos en conseguir el punto de cocción optimo.

Si lo hacéis en una olla convencional sólo tenéis que poner un litro de agua con un poco de agua y cuando esté hirviendo echar los guisantes y dejarlos más o menos 20 minutos.

Tened en cuenta que los congelados suelen ser muy pequeños así que el tiempo variará mucho. Seguid las instrucciones que vengan en el paquete pero suele ser de 5 a 7 minutos.

A mí personalmente me gusta hacerlos al vapor ya que se conserva la piel mejor y quedan más enteros. Para ello uso un electrodoméstico de vapor con temporizador que no recuerdo dónde lo compré.

Os dejo este de Amazon que está muy bien de precio.

También podéis hacerlo en la olla exprés pero ojo que con unos 4 minutos será suficiente para que se hagan.

crema de guisantes
Una vez tenemos nuestros guisantes los escurrimos bien y los apartamos.
Ahora picamos nuestra cebolla y la sofreímos con un poquito de aceite bien caliente en una sartén. Cuando esté dorada la añadimos a los guisantes y lo trituramos todo.
Es el momento de añadir la leche, la sal y la pimienta al gusto. Yo nunca lo paso por un colador porque me gusta que se coman todo pero si queréis una textura más líquida podéis hacerlo.

¡Y listo! Ya tenemos nuestra crema de guisantes preparada para comer.
Si es invierno y está caliente me gusta servirla con un poco de queso rallado por encima y tostones. A los peques les encanta encontrarse el queso derretido y el contraste de sabores es delicioso.

No obstante también se puede tomar fría ¡está para chuparse los dedos!

Y a vosotros ¿cómo os gusta la crema de guisantes? ¿la hacéis en casa de otra manera? ¡Contadme vuestra receta!

  • Compártelo

0 Comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies