La necesidad de decirles a los niños “NO”

Posted on
Inicio >> Vida en familia >> La necesidad de decirles a los niños “NO”

“Todos los días hay que darles a los niños su ración de NO”.  Esta frase se la he oído decir a mi padre muchísimas veces y, si os digo la verdad, no la había comprendido hasta hace poco.

Os confieso que en casa hemos preferido intentar razonar con nuestros hijos las decisiones que tomamos cuando éstas no son de su gusto. ¿Y funciona? ¿Te obedecen más? ¿Se frustran menos?… Pues no siempre. Entonces ¿para qué lo haces? Pues eso mismo me pregunto.

Hoy en día a muchos padres nos cuesta decir “NO” a nuestros hijos. Un NO alto y claro y sin más explicación escondida que aquel “porque lo digo yo” que todos hemos oído de pequeños y que hemos jurado no decir nunca a nuestros hijos. ¡Ja! Gracias, karma.

¿Qué pasa si intento razonar el 100% de las veces? Pues que mis hijos intentarán negociar siempre. ¿Se puede negociar siempre con ellos? No. Pues entonces algo estamos haciendo mal.

La necesidad de decirles a los niños “NO”

Aunque parezca raro, decir “NO” a nuestros hijos puede ser muy beneficiosos para ellos y para su futuro. Y es que un niño que tiene los límites claros no tiene que usar “técnicas” para conseguir lo que quiere. Esas técnicas cambian con la edad pero entre las que usan mis hijos ahora encontramos las pataletas, los chantajes emocionales, los retos… y un largo etcétera.

Aunque muchas veces no son del todo conscientes de ello, los niños son muy hábiles emocionalmente y saben perfectamente cómo deben actuar para llevarnos al límite y conseguir aquello que se proponen. ¿No os ha pasado? ¡Porque a mí sí!

A nadie le gusta oír un NO y, por eso, ellos utilizan sus armas: lloran, pegan, gritan, montan un show…. para que ese NO se transforme en un SÍ con tal de que paren. Pero ése es el error, ya que si entienden que portándose mal consiguen lo que quieren, estamos dejándoles que se conviertan en auténticos tiranos. 

¡ Y aquí no acaba la cosa!

Sí, sí, todo esto está muy bien pero ¿hasta dónde puedo aguantar? ¿Tú sabes cómo me pone? ¡Me lleva a mi límite! Efectivamente. Los niños nos prueban constantemente y experimentan hasta conocer cuáles son nuestros límites.  Y si esto es así es porque entienden que ellos son los que tienen el poder de la situación y finalmente nos harán cambiar de opinión.

En cambio, si conseguimos mostrarnos firmes, aprenderán que no van a conseguir nada con el chantaje emocional, la rabieta, los lloros…

Y sí, esto es difícil de narices pero estoy convencida de que tenemos que conseguirlo no sólo por nosotros sino por ellos. No les hacemos ningún favor si les enseñamos a que pueden conseguir todo lo que desean y de manera inmediata o ¿acaso en vuestro día a día siempre os salís con la vuestra? Las cosas no funcionan así y debemos prepararles para ser personas capaces de gestionar sus sentimientos y afrontar la frustración.

Repite conmigo: Hay que aprender a decir “NO”

Así que teniendo claro el objetivo ahora sólo nos queda ser firmes, mantener la calma y, sobre todo, ponerlo en práctica. ¡Casi nada!

Y vosotros ¿les dais a los peques todos los días su ración de NO?

¿Te ha gustado el post? ¡Valóralo!
  • Compártelo

2 Comentarios

  1. SUSANA RODRIGUEZ PEREZ says:

    Bufff en casa el No es una pataleta segura con arrancamiento de pelos incluido….
    Lo llevamos muy mal jajajaja

    Me ha gustado mucho el post

    Si os quereis pasar por nuestro blog aqui os dejo el enlace y esperemos que os guste!!

    https://lossecretosdearlet.blogspot.com.es/

    1. Clara Castro Quesada says:

      Es que es MUY difícil jejeje ¡ánimo y paciencia!

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies