Leche con canela y limón ¡qué recuerdos!

Posted on
leche con canela y limón

Si tuviera que elegir un sabor que definiera los veranos en la playa con mis abuelos sería la leche con canela y limón.

Es cierto que también podría decir horchata o gazpacho (es lo que tiene tener abuelos en Valencia y Cádiz) pero si hay un sabor y olor que recuerdo como si fuera ayer es la leche casera preparada que hacía mi abuela.

Era abrir la nevera y ver la jarra de cristal y sentir como las papilas gustativas montaban una fiesta ¡pero que rica y fresquita estaba!

Es más, confieso que en alguna ocasión le pegué un trago a horas intempestivas. Y no era la única ya que era el típico producto que daba igual la cantidad que se hiciera ¡siempre se agotaba en un periquete!

Así que el otro día me acordé y decidí hacerles a los niños una tanda a ver qué les parecía el invento. Sí, fue un éxito total.
leche con canela y limón

Leche con canela y limón

INGREDIENTES (4 – 6 personas)
1L. de leche desnatada
la cáscara de 1 limón
2 ramas de canela
50 gr. azúcar

Lo habéis adivinado, es una receta sencillísima y que básicamente consiste en mezclar todos los ingredientes. No obstante hay algunos trucos que me gustaría comentaros para que os salga para chuparse los dedos 🙂

MODO DE HACER
Como veis en la foto a la vista no hay rastro de la canela y el limón en el aspecto de la leche a excepción de que tiene un color un poco más oscuro del habitual.

Esto es genial tanto para la presentación como para que los niños se la tomen sin problemas aunque claro el sabor nada tiene que ver 😉

Calentamos la mitad de la leche que vayamos a preparar en un cazo y sin dejarla nunca hervir.

Cuando esté caliente le añadimos la cascara de un limón y un par de ramas de canela y la dejamos a fuego lento unos 20 minutos.

Uno de los trucos fundamentales es que la cáscara del limón debe estar sin la parte blanca. Si no es así amargará.

Así que una vez quitéis la cascará cuidadosamente con un cuchillo le quitáis el máximo blanco posible. Ya veréis que si rascáis será muy sencillo.

Os tendría que quedar toda como la de la foto ¿notáis la diferencia?

Pasado ese tiempo retiráis la canela y el limón y añadís el azúcar. Nosotros ponemos muy poquito pero esto es un poco al gusto de cada uno.

Después sólo hace falta que dejéis enfriar. Primero fuera de la nevera hasta que esté a temperatura ambiente ¡y luego dentro para que esté bien fresquita!

Si nunca habéis probado la leche con canela y limón ya veréis como es una alternativa riquísima y refrescante para cualquier merienda en verano ¡o todo el año!

Y vosotros ¿qué sabor recordáis de las meriendas de vuestra infancia?

  • Compártelo

0 Comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies