Mi hijo se come los mocos ¡socorro!

Posted on
Mi hijo se come los mocos

Mientras escribía “mi hijo se come los mocos” me ha entrado un pequeño cargo de conciencia por lo que esta afirmación pueda pesarle en el futuro pero luego he pensado ¡qué narices!, nunca mejor dicho, es algo que hacen TODOS.

Y esto señores es lo que me perturba porque si hay algo que me ha dado más que grima toda la vida es ver a un peque meterse un moco en la boca. ¿Por qué lo hacen?

No hace falta que os diga que vale que tengo un instinto de maternidad perenne y por mis hijos hago cualquier cosa pero no pienso comprobar su sabor, de hecho sólo de pensarlo me estoy poniendo mala. (¿No estaremos perdiendo un suculento manjar?)

Sacrificios de por medio, o no, lo que está claro es que llega una edad en la que la gran mayoría de niños salen a pescar a dichos amiguitos.

Así que mi alma periodística ha hecho que me lance a buscar las razones de por qué los niños se comen los mocos. ¡No sabéis la de cosas que he aprendido!

Mi hijo se come los mocos

Mi hijo se come los mocos ¡socorro!

Lo primero que me ha sorprendido encontrar es que la mucofagia, nombre científico que recibe esta peculiar práctica, es algo que afecta tanto a niños como adultos.

Y que, según Friedrich Bischinger, un famoso pneumólogo austríaco, no  sólo es recomendable sino que deberíamos animar a los niños a que lo hicieran. ¡Casi nada!

Sus razones son sencillas:

La mucosidad se genera a partir de las bacterias que van el aire y que acaban en nuestra nariz al respirar. La nariz, que de hecho funciona como una especia de filtro,  evita que esas bacterias lleguen a nuestro organismo.

Así que, según Bischinger, si los niños ingieren estas “concentraciones de bacterias” consiguen reforzar el sistema inmunológico de la manera más natural. (Y asquerosa añadiría yo)

No obstante, me perdone el señor doctor, a mi esto me parece una cochinada porque por la misma regla de tres, digo yo, podríamos dejarles chupar la suela de sus zapatos de ir por casa, por ejemplo.

¿Cómo evitar que mi hijo se urge la nariz?

No podemos olvidar que, socialmente hablando, el mero hecho de ver a una persona con el dedo en la nariz es un gesto de mala educación y que, normalmente, intentaremos corregir la actitud en los peques.

Yo, como en todo, intento explicarles a los niños por qué no deben hacer las cosas de la mejor manera posible pero muchas veces me veo en bucle diciendo frases como:

  • “¡Si te metes tanto el dedo en la nariz los agujeros se te harán enormes!”
  • “¡Uy qué cochinada, que eso son bichos!”
  • “Un día vas a meter el dedo y no lo vas a poder sacar nunca más”
  • “Uy, uy, uy que te vas a hacer sangre”…

Todo falso, lo sé pero ¿qué puedo hacer si mi hijo se come los mocos? ¿Alguien ha encontrado la fórmula para evitarlo? ¿O le hacemos caso al doctor?

PD. Que conste en acta que sólo he pillado a J dos veces pero con media que le hubiera visto ya me moría del asco.

 

Mi hijo se come los mocos ¡socorro!
5 (100%) 2 votes
  • Compártelo

4 Comentarios

  1. Quequieresquetediga… says:

    Pues yo le dejaría estar. Como tantas otras cosas, cuanto menos importancia le des mejor. Precisamente, casi todos los niños lo hacen, seguro que muchos lo hemos hecho de pequeños, nos acordemos o no… Y como tantas otras cosas, supongo que con el tiempo dejamos de hacerlo y ya está…
    Por otra parte, la teoría del médico ese… un poco extraña. Si precisamente el organismo crea esa “barrera” para que esas bacterias no entren, y se recomienda respirar por la nariz y no por la boca para que mejor el aire entre “por el filtro”… pues no tengo yo tan claro que sean pastillitas inmunitarias precisamente XDDD

    1. Clara Castro Quesada says:

      Ja ja ja, si la teoría es, además de cochina, un poco rara porque si el organismo no les deja entrar por la nariz ¿por qué hacerlo por la boca? ja ja ja

  2. Letty says:

    La teoría del neumólogo tiene sentido.
    Las bacterias que intentan entrar en nuestro organismo a través de la nariz y quedan atrapadas en las mucosidad, no deben de llegar a los pulmones, sin embargo, no hay problema porque pasen al sistema digestivo porque el ácido clorhidrico las destruye sin problema.
    Mis tres hijos 2-4 y 6 años se los comen, yo les digo que es una asquerosidad, que son productos de desecho, que igual que no nos comemos la caca ni el pis, …. Pero los tres contestan que están muy ricos!!!
    Y es verdad…
    Yo me los comí hasta casi los 14 años…
    Con todos los complejos de la adolescencia me di cuenta que podría inconscientemente hacerlo mientras alguien me veía y de ninguna manera quería pasar a ser la “comemocos” así que, simplemente dejé de hacerlo….

    1. Clara Castro Quesada says:

      Ay Letty me vas a perdonar pero no los voy a probar jajajaja 😉 Gracias por tu comentario

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies