Motos y niños ¿qué hay que tener en cuenta?

Posted on
Inicio >> Vida en familia >> Motos y niños ¿qué hay que tener en cuenta?

La crisis de los 40 me ha llegado casi seis meses después de cumplirlos. Durante mi adolescencia tuve un enamoramiento constante con la idea de tener una moto como medio de transporte, pero en mi casa el tema motos era uno de esos puntos tabú que, bajo ningún concepto, tenía margen de maniobra.

Recuerdo perfectamente acompañar a una amiga y a su padre a una feria extraordinaria en un concesionario de motos de ocasión en el 18 cumpleaños de esta. A mi aquello me parecía como si toda la suerte del mundo le hubiera caído de golpe encima.

Con los años esa necesidad imperiosa de tener una moto se me pasó, incluso cuando empecé a tener independencia económica, ya que las prioridades pasaron a ser otras ¡y no hablemos de cuando me convertí en madre! La moto pasó de ser un deseo a estar a la cola en la lista de cosas que necesitaba/ me importaba.

Pero -ay amiga- la vida da muchas vueltas y, ahora que los niños empiezan a tener una edad más “cómoda” (entiéndase por cómoda que son más autónomos. No confundir bajo ningún modo por fácil) Me sorprendo a mí misma buscando motos trail on line. Pero… motos y niños en una misma familia ¿es compatible? Quédate y lo averiguamos juntas 😉

Motos y niños ¿Qué hay que tener en cuenta?

Dada la importancia de mantener, en todo momento, la seguridad de los niños, está claro que el fin de tener una moto en casa es la comodidad pero no está de más saber todas las claves para que la convivencia sea lo más equilibrada posible.

El objetivo, siempre, es tomar todas las precauciones para que los menores, en el caso de que viajen de acompañantes en la moto, vayan 100% seguros. Y, además, concienciar sobre la necesidad de informarse bien antes de hacer un desplazamiento de este estilo.

Viajar en moto con niños  

Según el artículo 13, punto 5, del Real Decreto Legislativo 6/2015 “Queda prohibido circular con menores de doce años como pasajeros de ciclomotores o motocicletas, con o sin sidecar, por cualquier clase de vía interurbana” pero añade que, “Excepcionalmente, se permite esta circulación a partir de los siete años, siempre que los conductores sean el padre, la madre, el tutor o una persona mayor de edad autorizada por ellos, utilicen casco homologado y se cumplan las condiciones específicas de seguridad establecidas reglamentariamente.” 

Medidas seguridad del menor en la moto

El menor debe usar un casco homologado, adaptado a su talla y ajustado con una cinta de sujeción bajo el mentón pero, es más importante saber que, tal y como se recoge en el artículo 12 del RD 1428/03 (Reglamento General de Circulación) ,además, se deben cumplir las siguientes condiciones: 

  • Que vaya sentado con cada pierna a cada lado de la moto y con los pies apoyados en los reposapiés laterales. 
  • Que utilice el asiento correspondiente detrás del conductor y, a ser posible, con respaldo.
  • Que pueda sujetarse con firmeza.

¿Sabías que los niños nunca deben llevar puesta una mochila? Puede que en algún momento del trayecto les desestabilice poniendo así en riesgo su seguridad.

Si necesitas llevar alguna mochila deberás meterla en el cofre o amarrarla debidamente.

Ten en cuenta que, más allá del casco homologado, los niños deben ir protegidos, con aquella equipación que les ayude a minimizar el impacto ante una supuesta caída.

Existen chaquetas de motorista con protecciones, guantes, pantalón y botas de medidas infantiles. En todo caso, siempre se recomienda un atuendo donde la mayoría del cuerpo esté protegido. Tal como pantalón largo tipo vaquero, calzado alto y robusto, guantes de motorista y alguna protección tipo “peto” para tronco y extremidades.  

Evidentemente, no hace falta que te diga que la seguridad del menor en esta clase de vehículo, es responsabilidad del conductor. Por ello, no solo hablamos de respetar todas las normas de conducción vigentes y las medidas de seguridad ya comentadas sino conducir lo más suave y cauteloso posible.

Conduce de forma tranquila y relajada, sin movimientos brusco, atendiendo al tráfico y dejando las correspondientes distancias de seguridad ¡esa es la mejor manera de protegerles!  

Por cierto ¡ojo con el tubo de escape!

De pequeña recuerdo subirme a una moto (ahora que mis padres no me leen) y quemarme con el tubo de escape. Como no quería que me castigaran les dije que me había subido en la encimera de la cocina en casa de una amiga y que el horno estaba encendido.  

Así que recordaré explicarles a mis hijos por qué está feo mentir y por donde pueden subirse a la moto 😛

Encuentra más información sobre seguridad vial infantil en Asevi

  • Compártelo

0 Comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.