Pastel fácil de champiñones

Posted on

J le tiene declarada la guerra a los champiñones. No hay manera de que se los coma a no ser que sea en un puré. Es verlos y decir que no quiere comer. Incluso un día le hice su pizza favorita y le laminé un champión, ni más ni menos, y me dijo: “puaj que asco”. Después de explicarle porqué no se debía decir eso me resigné a volver a la cocina quitarle los champiñones y volver al comedor diciendo que había hecho una pizza nueva.

Lejos de que me juzguéis creo que no hice mal en retirarle la pizza ya que J suele comer fenomenal y no dice a nada que no. (excepto a mis queridos champiñones)
Pero como soy un poco terca quiero que los pruebe ya que tengo la firme sospecha que es su aspecto lo que no le gusta.

Investigando el otro día en un libro de cocina de mi madre vi este pastel de champiñones y esa misma noche lo cenamos en casa. A J no es que le haya gustado es que ¡le ha encantado! Así que poco a poco voy a ir dejando trocitos de champiñones más grandes sin triturarlos para que vaya identificando el sabor…

¿Conseguiré que se coma un champiñon entero? 😉 Mientras os dejo la receta. Es súper fácil y está riquísima.

INGREDIENTES.
– 1/2 kg. champiñones,
– 120 gr. de cebolla,
– 150 ml. nata líquida,
– 350 ml. leche,
– 4 huevos,
– Aceite, sal y pimienta,

pastel de champiñones

PREPARACIÓN.
Precalentamos el horno a 180º
Lavamos y troceamos los champiñones y reservamos..
– En una sartén ponemos un poco de aceite y pochamos la cebolla a fuego medio unos 4 minutos.
Le añadimos los champiñones y, sin dejar de remover, dejamos que se vayan haciendo poco a poco.
– Cuando observemos que tanto la cebolla como los champiñones están tiernos los pasamos a un bol y le añadimos la nata líquida.
– Batimos la mezcla.
– Añadimos la leche y los huevos y volvemos a batir.
– Salpimentamos al gusto.
Vertimos todo el preparado en un recipiente y lo introducimos al horno, precalentado a 180º, durante unos 35 minutos.
– Pasado el tiempo pinchamos con un objeto punzante el pastel. Si sale limpio ya está listo, si no lo dejamos unos minutos más.

No os olvidéis escurrir bien los champiñones para evitar que la receta tenga un exceso de agua..
Además si os gusta el queso podéis añadirle en los últimos 5 minutos una capa de queso rallado para que quede gratinado. ¡Le da un toque buenísimo!

Contadme y vuestros peques ¿se comen los champiñones? o ¿Tenéis alguna receta mágica? 😉

  • Compártelo

4 Comentarios

  1. Johanna Arco says:

    si no le gustan,no le gustan,como sea igual de terco como la madre…jajaja.
    Suerte con la nueva receta!

    1. Clara Castro Quesada says:

      ¿Tu crees Johana? ja ja ja parece que ha salido a su padre que es menos terco 😉
      Aún así probaremos suerte.

  2. Marta Chincha Rabincha says:

    Uy, J se parece a Laura, a ella tampoco le gustan los champiñones, si están en trocitos pequeñitos y muy mezclados con otras verduras o con tomate o pasta, pues aun se los come y no dice nada, aunque si encuentra un trozo grande lo aparta y dice que no le apetece mucho comer champiñones, pero lo demás sí se lo come todo así que tampoco me voy a quejar, pero champiñones solos y aun menos enteros ni de casualidad, así que no sé igual un día pruebe este pastel tuyo a ver si funciona!!

    1. Clara Castro Quesada says:

      Pero ¿Qué les pasa con los champiñones? Bueno Marta si lo pruebas y te funciona dímelo 😉 Bss

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies