Quesada Pasiega, una receta por error

Posted on
Inicio >> Recetas >> Quesada Pasiega, una receta por error
quesada gallega

Esta receta de Quesada  fue un error. Si, tal y como lees. Me equivoqué al elaborarla pero el resultado fue toda una sorpresa 😉

Hace unos días me disponía a seguir la receta de Quesada Pasiega que le vi a mi querida Joana – de Mamás viajeras – en Instagram.

Por si no lo conoces este es un postre delicioso típico del norte de España (en concreto de la zona de Cantabria) y muy característico por su sabor y su textura.

Se trata de una receta super sencilla, aunque abajo te cuento algunos trucos para que te salga perfecta, ya que se trata básicamente de mezclar todos los ingredientes y meterlos en el horno.

¿Cuán fue el error? ¡Que se me olvidó poner el azúcar! Pero, ¿cómo es posible? Ay que desastre, pensé.

Cual fue mi sorpresa al probarla que la hallé no solo deliciosa sino con muchas más probabilidades de combinar con ingredientes tanto dulces como salados.

Porque este postre se toma solo pero, al no llevar azúcar y tener una textura tipo pudding, es perfecto para acompañar con un poco de jamón dulce, salmón ahumado, queso de untar o, evidentemente, con algo de chocolate.

De verdad que mires por donde lo mires está ¡deliciosa!

Así que aquí te dejo la receta y mis recomendaciones. Ya si le quieres poner azúcar o no, es cosa tuya. 😉
quesada gallega

Quesada Pasiega, una receta por error

INGREDIENTES  

  • 2 huevos.
  • Mantequilla sin sal 100 gr.
  • 1 Yogurt
  • Harina 200 gr.
  • Leche 250 ml
  • Azúcar 300 gr. (opcional 😉 )

MODO DE HACER

Como te he comentado, se trata de una receta muy fácil ya que consiste en mezclar todos los ingredientes, pero aquí van mis trucos 😉

Las batidoras eléctricas  de calidad son un aliado perfecto en la cocina. En este caso te recomiendo mezclar primero los ingredientes secos – harina y azúcar- con ayuda de un tenedor y luego ir añadiendo poco a poco el resto y batiéndolo con cuidado. ¿En qué orden? Pues yo te recomiendo el siguiente: huevos, yogurt, leche y mantequilla.

En cuanto a la mantequilla lo mejor es que esté derretida a temperatura ambiente pero, si no quieres esperar a que esto suceda, sácala unos 15 minutos antes de ponerte a cocinar y derrítela con un golpe de calor. O en el micro o en un cazo al fuego. Eso sí, que no esté caliente cuando la añadas a la mezcla.

Una vez bien mezclado todo yo te recomiendo colarlo para que la textura sea ¡perfecta! Si te quedan muchos grumos puedes deshacerlos con un pelín más de leche y añadirlos a la mezcla final.

En cuanto al recipiente, lo mejor es uses uno de silicona para que no se pegue nada pero, si no, puedes untar un poco de mantequilla en la base que utilices. ¡Pero muy poquito! Ya verás como no hace falta mucho.

¿Qué te parece? ¿Apetece? Ya me dirás si has decidido hacer la receta de quesada dulce o salada 🙂

  • Compártelo

0 Comentarios

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies