Querido tercer hijo.

Posted on
Inicio >> Vida en familia >> Querido tercer hijo.
Riesgos tercera cesárea

No pude evitarlo. Desde que me enteré que estaba embarazada de Jimena una obsesión me invadía: Quiero parir.

Después de la cesárea de J, la cual fue fantástica, no me esperaba un parto fácil e idílico, no esperaba acabarlo en dos horas y sin ninguna cicatriz, no. Me daba pánico pero estaba dispuesta a lo que viniera con tal dar a luz de forma natural.

Vivir en mis propias carnes qué se debe sentir cuando el ginecólogo te pasa a tu bebé y notar su cuerpecito caliente, pegajoso y lleno de vida en mi regazo en una explosión de amor jamás sentida.

Sé que esta idea romántica podría desvanecerse en el proceso previo pero toda madre que conozco, y que me ha contado su parto, recuerda ese segundo con verdadera emoción, de hecho, cuando pasan las semanas, los meses o los años es el único recuerdo que les sigue golpeando fuerte y les emociona.

Ahora os cuento que mi cesárea no fue respetada en ese aspecto. Yo no toqué a mis hijos, tenía los brazos en cruz, atados con cinchas, goteros, estaba sobre una mesa y una sábana enorme impedía que viera nada de cuello para abajo. Nada fuera de lo común en un quirógrafo.

Con J hubo una matrona que antes de salir corriendo con el niño hacía neonatos se enfrentó con el pediatra y dijo: ¡Hay que enseñárselo a la madre! (Aún lo recuerdo y me emociono) Se acercó a mi lado con el niño envuelto corriendo y me dijo: “Mira mamá este es tu precioso niño”. Sólo recuerdo llorar y darle las Gracias mas sentidas que he dicho en mi vida.

Tardé 24 horas en poder tocar a mi hijo pero eso ya es otra historia porque no tenía nada que ver con mi cesárea.

Al final con Jimena tampoco tuve suerte y volví a generar un CIR (crecimiento intrauterino retardado) aunque esta vez estaba controlado por el precedente de J y volví a pasar por una cesárea. Además Jimena estaba colocada de nalgas y su cuerpecito de 2 kg no podía esperar más.

1376476_10201379403221958_1923441376_n

En esta ocasión mi miedo era doble. Miedo por mi hija y miedo porque me pasara algo ya que J esperaba en casa.

Tampoco toqué a Jimena en el momento aunque en esta ocasión el pediatra si que permitió que viniera a la habitación así que una hora después de la operación pude tenerla en mis brazos y presentarme oficialmente. “Hola cariño, soy mamá”, le dije al oído. Cómo si ella no lo supiera 😉

Unos días después y tras quitarme los puntos le pregunté al ginecólogo. ¿Y si quiero un tercer hijo? ¿Podría dar a luz de manera natural? Tras dos cesáreas un parto natural es muy difícil, por no decirte que es prácticamente imposible, aseveró el ginecólogo. Y el riesgo de la intervención, evidentemente, es mayor, agregó.

Ahora tú, querido tercer hijo, que ni siquiera vienes de camino, tienes muchos obstáculos. Ya no es sólo la situación económica, ni laboral… Es también que tu madre se enfrenta a una tercera cesárea.

Todas las madres tenemos nuestra historia, todas somos valientes, todas tenemos nuestras cicatrices físicas y psicológicas. Yo no me siento menos madre por no haber parido pero si siento que la vida y las cesáreas me han robado ese primer momento y la decisión de tener el número de hijos que quiera sin el miedo a otra intervención quirúrgica. Y me duele más esa cicatriz que la física.

¿Te ha gustado el post? ¡Valóralo!
  • Compártelo

48 Comentarios

  1. Marijose Sanchez Garcia says:

    yo he tenido 3 partos y totalmente distintos: A fue una cesárea por fracaso de inducción, P fue un parto por rotura de aguas donde tuvieron que usar ventosa porque venia con dos vueltas del cordón y C fue un parto de 20 minutos desde que llegue al hospital hasta que la tenía en brazos, vamos sin problema. Pero después del primero siempre me surgió la duda de si serian cesáreas y lo peor era el miedo ya que con A me separaron 3 horas de el y nadie me decía nada ( hace 11 años los hospitales eran más fríos). Una cesárea tiene que ser algo necesario porque hacerla por comodidad o estética, lo siento pero no, es un tramite muy duro ( o así lo recuerdo yo) como para pasarlo voluntariamente.

    1. Clara Castro Quesada says:

      Hola Maria José,
      Desde luego estoy contigo. La sola idea de pasar una cesárea por estética, lo siento, me repugna. Gracias por tu comentario. 🙂

  2. Noni Medina says:

    Es que me parece tan… Tan… ¿Rastrero? ¿Absurdo? Creerse más madre por parir de manera natural. ¿Y la que adopta porque no puede ni una cosa ni otra? ¿Va a la cola de las dos anteriores?
    Efectivamente, Clara, como bien dices TODAS somos valientes e igual de madres. El solo hecho de plantearnos la maternidad ya demuestra que lo somos.
    Me parece injusto que las circunstancias en ocasiones decidan por nosotros, ¿verdad? Me parece valiente que, a pesar de todo, escribas a tu tercer hijo, porque evidentemente, o al menos a mi parecer, eso indica que has pensado en él/ella, a pesar de los pesares.
    De los comentarios absurdos, ya sabes, el aburrimiento es amigo de la ignorancia en muchas ocasiones, así que… Recomiéndales un buen libro

    1. Clara Castro Quesada says:

      Ja ja ja ja ja ja Ay Noni es que te estoy imaginando decirme esto y estoy muerta de la risa. Tienes toda la razón. ¡Nos vemos pronto! Un besazo enorme.

  3. Paula Táboas says:

    No tengas miedo Clara, ya te comenté que yo tuve tres cesáreas y no pasa nada, no tengas miedo!! Por la seguridad social es complicado que te hagan tres, yo fuí a un hospital privado, y de verdad que la peor cesárea fue la primera; los siguientes cortes van por el mismo sitio. Una amiga mía tiene cinco niños y los cinco por cesárea, lo sé, es una salvajada, pero ahí están todos!! y ella como una rosa!! un beso fuerte, y que eso no sea impedimento para ampliar la familia. Un beso desde Galicia!!

    1. Clara Castro Quesada says:

      Gracias Paula 🙂 Me llena de ánimo tu comentario. Un abrazo.

    2. Ana says:

      Hola yo he tenido 3 cesareas y las 3 por la seguridad social…mis niños se llevan solo 2 años…la primera cesarea bien,la segunda conplicada y la tercera aun mas complicada,pero aqui estoy…no pasa nada

  4. Ana says:

    No he podido evitar lad lágrimas leyendote, cuando dices que fue la enfermera la que se enfrento al medico para que lo vieses… Mi parto fue natural con ultimatúm para cesarea, despues de 12 horas (inducido en la semana 42) me dijeron o nace ya o vamos a cesarea, no entraré en detalles, fue con ventosa, y cuando lo noté salir me abri la bata “piel con piel” pensé y lo único que vi es que se lo llevaban corriendo y dos pediatras con el mientras me decian tranquila están con el. Tras lrgos minutos oí un sollozo corte, brebe y debil… Por fin dejaron entrar a mi pareja, le dijeron que se lo llevaban a neonatos, y les tubo que suplicar que me dejaran verlo mucho… Horas, largas horas después vino la pediatra a decirnos que presentaba un cuadro muy grave, venia con vielta de cordon, tubo sufrimiento fetal y tragó mucho meconio… El mundo al suelo… Pero es un valiente y recupero muy rapido, pero esa sensacion de desinformacion, y no empatizacion y de soledad en ese momento unico… Jamas la podré olvidar… Pero tp esos ojitos valientes que me miraron unos instantes y los 1000 besos que le di en los 2 segundos que me lo dejaron ver….

    1. Clara Castro Quesada says:

      Gracias Ana, el “momento enfermera” lo tengo grabado en la retina. 😉 Gracias por tu comentario.

  5. Beatriz says:

    Canelita, yo parí natural, provocado por ciertas complicaciones pero natural y a mi nadie me enseñó a mi hijo, rápidamente lo cogieron los pediatras y en una “mesa” a mi izquierda se pusieron a reconocerlo y ese fue lo poquito que yo lo puede ver, rápidamente se lo llevaron a incubadoras, parí a las 3:40 de la madrugada, al día siguiente tenía que esperar la visita de los doctores antes de poder salir de la habitación, subir un piso y ver a mi hijo en la uci de prematuros, en cuanto pasaron los médicos salí a conocerlo, me escocía horrores cierta parte de mi cuerpo porque me habían echo episiotomia (no se si lo he escrito bien), pero subí las escaleras que me separaban del piso donde estaba mi pequeño, su padre me llevó hasta su incubadora y yo cuando lo vi dije “que pequeñito es y que bonito verdad”, peso 2,040 gramos, no podía cogerlo porque en un primer momento le pusieron oxígeno ante la incertidumbre de si podría respirar por él mismo, pero todo estaba bien, al día siguiente le fueron a cambiar la sabanita y yo estaba allí le cambiaron el pañal y el muy gamberrete se meo en la sábana recién cambiada, así que lo quitaron por la puertecita no podían alejarlo de la incubadora por los tubos o cables a los que estaba conectado, mi enano lloraba y la enfermera me dijo si quería cogerlo, lo cogí con mis manos en alto, no podía abrazarlo por los cables, esa cosita tan pequeña y le hablé “hola mi amor que te pasa” y inmediatamente se calló y se quedó todo atento, la enfermera me dijo “mira reconoció tu voz de cuando estaba en la barriga” y fue nuestro primer contacto y fue muy bonito y muy especial, estuvo 3 días en la uci, más por precaución que nada y después lo pasaron a incubadoras normales, a los 3 días a mi me dieron el alta y sentía el alma desgarrada al tener que irme sin mi pequeño, iba todos los días a verlo, vivo lejos del hospital así que nos pasábamos el día entre las visitas al peque y merodeando alrededor del hospital porque no nos compensaba ir a casa, la cierta parte de mi cuerpo antes mencionada parecía que quería arder, era un horror no podía descansar nada porque yo quería estar lo máximo posible con mi pequeño, al final fui a urgencias para que me vieran la maldita parte de mi cuerpo que me estaba amargando y me dieron unos antiinflamatorios que me ayudaron muchísimo a sobrellevar el dolor y el escozor y pude disfrutar un poco más de las visitas, perdona porque me he extendido, a los 11 días de su nacimiento al fin me dejaron llevarlo a casa y allí en la tranquilidad y paz del hogar, lo abracé todo lo que me dio la gana.

    1. Clara Castro Quesada says:

      Hola Beatriz,
      Gracias por tu comentario. ¿Canelita? ja ja ja ja ja nadie me había llamado así antes 😉

  6. Nosoyunadramamama says:

    Yo entiendo de alguna manera como te sientes, porque todas queremos que algo suceda de la forma más natural posible en un momento tan intenso de nuestras vidas. Pero conozco mujeres q pasaron por una cesárea y un parto vaginal, y tienen más trauma del postparto vaginal. Mira, yo he tenido tres partos buenísimos, rápidos, fáciles… pero el postparto del primero, tras la episiotomía, fue terrible!!!!! Y te digo una cosa, luego está el tema epidural, que sí, que muchas dicen q parirán sin ella y luego la piden a gritos. Yo no llegué a tiempo con el segundo y de verdad, hubo 20 minutos en los q el dolor era lo más parecido a morirse, salvaje!!!! Y te lo dice alguien que llegó de 8 cm al hospital andando y pensando q le quedarían horas por delante para parir, cdo solo quedaban minutos… Por desgracia, sé de alguien que perdió a su primer bebé en el parto. Tendemos a quitarle importancia pero el parto no es moco de pavo y en muchos países, mueren madres y bebés en este proceso. Sé que eso no te consuela, pero piensa que parimos con unas garantías tremendas para nosotras y para nuestros bebés. Y si quieres otro hijo, que esto no te detenga.

    1. Clara Castro Quesada says:

      Hola Carmen, pues la verdad es que tienes toda la razón. Tenemos que pensar en lo que dices y no ser de alguna manera “egoistas” Muchas gracias. Un abrazo enorme.

  7. vicky says:

    Mi parto fue natural y sin ninguna complicación.
    Di a luz mañana día 8 hace tres meses en el hospital de la seguridad social fundación alcorcon.
    Sólo puedo decir cosas maravillosas de esas horas y sobre todo del equipo médico.
    Es importantisimo que la gente que te atiende tanto en un parto natural como en una cesárea sean además de profesionales (eso se tendría que dar por hecho ) unas personas dulces y delicadas dado el trabajo tan bello que tienen .
    Nada más y nada menos que ayudar a la mujer en el milagro de la vida.
    En este hospital encontré todo esto que comento.
    Un saludo a todas las super mamis.

    1. Clara Castro Quesada says:

      Hola Vicky,
      Si, tuviste mucha suerte de encontrar a profesionales así. Ya sabes donde ir la próxima vez 😉 Gracias por compartir tu historia. Y enhorabuena.

  8. alba says:

    Primero de todo alguien me explica si es normal que me ponga a llorar como una tonta?
    Desde que tube a mi bebe, me pasa cualquier situacion buena o mala me pasa. Pienso y si ubiera sido asi…
    Yo tube un embarazo muy dificil, quizas era poco fuerte, pero cada semna tenia algo. Mi bebe queria nacer de 32 semanas ingrese con contraciones y en monitores desaparecieron despues de 3h en casa sin poder ni levantarme del sofa …
    Por lo tanto me dijeron que relax total. ( me puse coriendo a buscar tdo lo que faltava carro, ropa prematuro, moises… Y pasavan las semanas… Semnana 36 y volvia a estar igual con contracciones no efectivas… Pues finalmente el señorito decidio no salir. 41+6 probocado inducion… Pero que va el se acia de rogar 30h y que no dilatava. ( solo tnia 7cm). Y miles i miles de tactos… Finalmente decidieron mirar el oxigeno ppues llevava 8h sin aguas y no sbian nada del peqe.
    Al tocarlo se avia girao boca abajo, colocado abajo pero cara a la espalda. No lograron mirarle el oxigeno se subia i yo me retorcia por lo tamto me llevaron a quirofano de urgencias pa acer cesaarea.
    Recuerdo salir de partos a quirofano i pasar por la sala despera y ver a mis padres: ” pero que pasa que pasa y yo solo gritava que no que yo no quiero cesaria que yo quiero conocer a mi hijo. Y bueno pues lo demas lo imaginais. Cesarea rapida. Me dijeron este es tu bebe un beso y ale adios. No supe nada n dada de el hata pasadas 5h. Luego me explicaron que llegava con baja temperatura estuvo una media orita en incubadora y que no le avian dado nada de comer…. Yo alucine mi hijo con ambre y yo sin saber de el… Pa flipar. To dios avia conocido a mi hijo antes que yo… Mi cicatriz… No me importa me importo no acer ese primer contacto. No poder ni decir… Te llamas Asier. Nada…
    Estoy muy convencida que el sigiente es parto natural porque creo que esa sensacion la e d vivir. Ahora no me separo de el ni un segundo…
    Perdon la parafada 🙁

    1. Clara Castro Quesada says:

      Hola Alba,
      De parrafada nada 🙂 Me gusta mucho leer vuestras historias. Madre mía ¡vaya aventura! Espero que el siguiente sea natural 😉 Y enohorabuena por Asier. Un abrazo.

  9. Mercedes says:

    Madre mía! Me pasa lo mismo que a ti y siento lo mismo, pensando en tener el tercer hijo con el riesgo que eso me conlleva o quedarme con las ganas

    1. Clara Castro Quesada says:

      Así estamos Mercedes… ya veremos si somos valientes 😉 Gracias por tu comentario.

  10. Tarta de Manzana says:

    Hola Clara te sigo desde hace un tiempo en Facebook y me encanta tu blog. Yo también soy bloguera, repostera aficionada, madre de dos peques de 8 y 6 años y además enfermera. No he podido evitar unas lágrimas al leerte.
    Como enfermera durante el embarazo sabía a lo que iba y hasta la semana 34 todo fue bien hasta que en esa semana la ecografía delataba un CIR. Durante toda la gestación parecía pequeña pero la cosa se agravó porque también disminuía el líquido amniótico. Me dieron la baja con reposo y en la semana 36 ingresé. Me repitieron todas las pruebas. No había sufrimiento fetal pero decidieron inducirme. Primero con el tallo de laminaria, luego rompiéndome aguas, con la Oxitocina y nada, no más de 2 cm de dilatación. A cesárea, la epidural no me fue bien y al final anestesia general. Vamos que me perdí todo. Afortunadamente a pesar de los 2’400 gr nació fuerte como un roble, en la semana 37 y pasó a la habitación directamente mientras yo estaba en el despertar. La sensación cuando llegué a la habitación era de todo menos idílica. ¿Dónde estaba la explosión de hormonas y ese sentimiento maternal que yo esperaba? Al día siguiente afortunadamente llegó para quedarse. Me empeňé en darle lactancia materna, luego fue mixta un mes y al final seguí con lactancia materna hasta los 15 meses.
    Al año de nacer mi hija Lucía me quedé embarazada de mi segunda hija. Como fue antes de hora ya sabía que iba otra vez a cesárea. El embarazo fue bien y mi hija nació Martina en la semana 39 con epidural, 3 kg de niña a la que oí nacer y me dejaron verla, tocarla incluso se cogió a mamar. Y siguió durante 21 meses mamando. Así que yo tampoco he podido tener un parto normal. Aunque mi cabeza me dice que ya he cumplido, ni corazón ansía un tercero con parto natural. Pero como decía el anestesista, es que yo no he aprendido a parir. Más bien no me han dejado. Pero al final me quedo.con que tengo 2 hijas maravillosas, sanas que llenan mi vda. Un beso.

    1. Clara Castro Quesada says:

      Hola Patri,
      Gracias por tu comentario veo que me entiendes 😉 Yo es algo que no puedo evitar. Muchas gracias por el comentario y ¡enhorabuena por el blog! Tiene todo una pinta riquísima 😉

  11. Mamamedusi says:

    La verdad es que tienes razon, da rabia que cosas que no dependen de ti te condicionen tanto
    Un abrazo!

    1. Clara Castro Quesada says:

      ¡Yo no lo hubiera resumido mejor! Gracias amiga un beso enorme.

  12. Nieves says:

    Que desesperación debiste sentir al ver que se llevaban a J y que si no llega a ser por esa enfermera ni siquiera lo habrías visto hasta horas después…. mi parto fue natural en la semana 37 y después de 48h de parto si no me llegan a poner a N encima para hacer el piel con piel me habría cargado a alguien! Sólo puedo dar las gracias al equipo que me atendió en el parto, por no llegar a cesárea. Ánimo y a por el 3º,!!!!
    Un abrazo

    1. Clara Castro Quesada says:

      Hola Nieves,
      La verdad es que estaba tan aterrada de lo que oía que no pensé en mi pero cuando me lo acercó y lo ví me di cuenta de lo que esa mujer había hecho. 🙂 de verdad que fueron unos segundo muy emotivos. Gracias por los ánimos 🙂

  13. Planeando ser padres says:

    Yo parí de forma vaginal pero inducido porque mi bichilla no se decidía a desalojar la nave. Tuve un embarazo fácil, sin ninguna complicación, un parto fácil, yo lo recuerdo como poco doloroso y una recuperación en dos días. Pues claro, también hay quien piensa que por tanta facilidad soy menos madre, o peor que otras. Porque para ser buena madre hay que parir con todo el sufrimiento que sea posible, pasar por una depresión post parto y vivir amargada unos años porque no logras hacerte a la vida con hijos. ¡Esas son las mejores madres! Yo paso de estos comentario y sólo me queda la espinita de no haber tenido el parto que quería, pero oye, con tal de que las criaturas lleguen en buen estado, yo hubiera estado dispuesta a cesárea o a lo que me hubieran dicho.

    1. Clara Castro Quesada says:

      Hola amiga, gracias por tu comentario. Y si, a veces parece que la que más ha sufrido es la que mejor ha sabido dar a luz. ¬¬ Yo no sufrí mucho, la verdad. Mis cesáreas fueron maravillosas. Me dolieron, claro, pero en ambas estuve como una rosa a la semana y en comparación a la de algunas amigas fue un paseo. Pero la tercera lleva mucho más riesgo y eso me aterra. Un abrazo. 😉

  14. silvia says:

    El mio fue provocado por rotura de bolsa en la semana 36, tube parto natural y no me siento mas madre tb yo soñe desde q supe k estaba embarazada en ese momento piel con piel, y lo pude tener esos pocos segundos q te le dejan, tengo q decir q me implado leyendo el articulo, xk k no te dejen sostenerla o verla tiene k ser muy pero k muy duro, yo le tube solo unos segundos y luego le tubo su papa cogido a mi lado,

  15. Mayte Rabadan says:

    El parto de mi hijo mayor, inducido en la semana 40+2 porque tuve preclapsia. Fueron 14 horas muy intensas y sin epidural. Cuando nacio no tube ni fuerzas para pedir el piel con piel. Algo que me pesa a dia de hoy, 4 años despues. Cuando me quede embarazada de la segunda lo primero que le dije a mi marido que queria piel con piel pasara lo que pasara. En la semana 40+2 me indujeron el parto pero en lugar de oxitocina, con tiras vaginales, la experiencia mucho mejor mas relajada. Como en 12 horas solo habia dilatado 3 cm me subieron a planta a descansar. A las 2 horas mi madre empezo a notarme molesta y llamo a la enfermera que comprobo que habia roto aguas. Baje a paritorio y solo estaba de 4 cm. Mientras la matrona me preparaba para ponerme goteros….me entraron unas ganas horribles de empujar y ante el asombro del personal mi pequeña llego al mundo en menos de 5 minutos. Intente hacer el piel con piel pero el cordon era tan corto que no me la pudieron acercar mucho, a mitad de mi tripa y disfrute de su calor, de su olor, la toque, la hable……maravilloso!!!!
    No puedo ni imaginar el dolor de no saber como esta tu bebe, de la desinformacion……uffffff
    Animo si realmente quieres otro hij@ que una cesarea no te pare, si tu salud te lo permite.
    Un saludo

  16. Sara says:

    Hola,
    ¡Cómo te entiendo! Llevo dos cesáreas, la última hace un año, y desde el principio he dicho que no descarto tener un hijo más; ése sí sería mi último embarazo. Aún no sé si lo haré o no, porque además del riesgo que podemos correr está el hecho de convertirse en familia numerosa, que ya es bastante complicación de por sí.
    Dentro de lo que cabe, tuve suerte porque mis hijas nacieron con 39 y 41 semanas, y solamente hubo que abrir porque tras 24 horas después de la rotura de bolsa no conseguía dilatar. Con la segunda estuve a punto de conseguirlo, y me frustró mucho no poder parir, porque yo iba muy mentalizada y todo parecía indicar que lo iba a lograr esta vez (llegué a dilatar 9 cm). Ahora ya sé que si vuelvo a quedarme embarazada seguramente será una cesárea y lo acepto.
    También tuve suerte porque me dejaron ver a las niñas cuando nacieron; la primera sólo de pasada, pero la segunda estuvo un rato junto a mí, me la consiguieron colocar entre el hombro y mi brazo extendido, ella escuchó mi voz y me olió y se calmó en el momento. Fue precioso. Ya no echo de menos el parto, pero sí el piel con piel, y me tuve que conformar con ese medio abrazo.
    Ánimo, que no estamos locas. Somos madres.
    un saludo.

  17. Laura says:

    Hola, no sabéis lo que me han conmovido vuestras historias. Entiendo a esas mamas que han pasado por la cesárea y que se sienten impotentes en la camilla del quirofano atadas de manos por no poder ver, tocar, sentir a sus hijos tras nueves meses esperando ese momento. A mi también me paso con mi primer hijo, hace casi 6 años ya, después de que me tuvieron que inducir el parto a las 42 semanas, después de llevar todo el día dilatando en el hospital, a las 11 de la noche con la llegada del nuevo turno me dijeron: te vamos a preparar para quirofano. Yo me quería morir… aunque en ese momento pensé que seria lo mejor para el bebe. Fue un momento muy duro, allí sola tumbada en la camilla, atada tal crucifixión, solo viendo el techo de la sala y oyendo a los médicos hablar de sus cosas mientras intentaban ayudar a mi hijo a nacer, fue la media hora mas larga de mi vida. A mi no me enseñaron a mi bebe, no tuve piel con piel, solo oi por un instante su llanto, y luego la incertidumbre de saber como estaba, lo único que me dijeron fue “el niño esta bien”, “ha sido un niño muy grande”, y ahi segui en la camilla media hora mas mientras me cosian. Cuando terminaron me quede yo solo un rato en quirofano que se me hizo eterno, y se me pasaba de todo por la cabeza. Al final cuando una hora después de nacer mi hijo me lo pusieron junto a mi en la camilla no me lo podía creer, por fin estábamos juntos de nuevo.

    Con mis otros dos partos tuve algo más de suerte, un forceps en el que aunque estaba yo sola (porque al papa tampoco le dejaron acompañarme en paritorio), inmediatamente pude hacer el piel con piel, y el tercer parto natural (con ayuda de epidural) en el que mi marido pudo ver nacer al pequeño y evidentemente es el parto que recuerdo con mayor dolor y sufrimiento pero a la vez con más dulzura.

    Ahora que estoy embarazada de nuevo no me planteo el tipo de parto, yo se que los médicos deben actuar rápidamente para salvaguardar la salud del bebe y de la madre y que de sus decisiones dependen dos vidas, y aunque es cierto que a la gran mayoría nos gustaría sentirnos protagonistas de nuestro parto (eso es lo que dice mi matrona) y ser las primeras que tengamos en brazos a nuestros bebes, no debemos obsesionarnos con como nacerá nuestro hijo, lo importante es que nacerá y que nosotros seremos las mismas madres dando a luz en el paritorio que en el quirofano, con ayuda medica e instrumental que sin ella, porque ante todo hemos compartido con nuestros hijos sus primeros momentos de vida, y no es cuando nacen, sino cuando nosotros les damos vida dentro de nuestro cuerpo, cuando sentimos sus movimientos en nuestro interior, eso no nos lo puede quitar nadie, ni siquiera los equipos médicos mas o menos amables que nos ayudan a traer a nuestros hijos al mundo.

    Un gran abrazo a todas las mamas porque todas somos valientes, todas somos fuertes y lo seguiremos siendo por nuestros hijos.

  18. Hijos de una sola leche | Saquitodecanela says:

    […] nacieron prematuros, por cesárea y, pese a que hice todo lo que pude, no tenía leche. Leí libros, asistí a talleres, hablé con […]

  19. Sonia says:

    Yo también he pasado por una cesaría. No se si tendré más hijos o no pero los comentarios que se leen en Internet en relación a parir de una manera u otra son de locos. Somos sus madres nazcan por donde nazcan o vengan de donde vengan. Madre es cuidar, proteger, enseñar, amar… Y con lo de la tela ni hablamos. Hay que respetar a todo el mundo, decisiones, y posibilidades.

  20. MuxuNeko says:

    Como te entiendo… Mi hijo nació por cesárea de urgencia tras 16h de inducción. Tener que pasar por ese momento sóla, ya que no dejan pasar a tu pareja, me puso muy nerviosa y tuvieron que sedarme totalmente. No oí a mi hijo nacer, me despertaron para enseñármelo 2 segundos pero apenas lo recuerdo por la anestesia y se lo llevaron. La familia lo conoció y cogió antes que yo. Nada de piel con piel, ni ponérmelo al pecho. Me lo trajeron no se cuanto tiempo más tarde mientras estaba en la sala de reanimación. Todo en un hospital privado muy conocido abanderado de la lactancia, los derechos del bebé y la mujer… Si tuviera un segundo hij@ sí que exigiría un trato más humanizado tras el parto (ya sea vaginal o cesárea), que es la espinita que tengo clavada.

  21. Maite says:

    Tengo 3 hijos , todos cesáreas y me siento una madre completa en todos los aspectos . No he parido es cierto, pero me han abierto en canal , he pasado un post- operatorio doloroso, y volvería a pasarlo por 4 vez. En mi hospital, nada mas sacarme al bebe, me lo pusieron encima unos minutos . Despues se lo llevaron a limpiar , pesar , etc mientras me cosían , y en reanimación me lo trajeron y ya no nos separaron.

  22. Síntomas del instinto maternal perenne | Saquitodecanela says:

    […] dos niños increibles y espero firmemente poder tener un tercero hijo si la vida me lo permite pero oigan ¿Esto de babear cada vez que veo un bebé se acaba en alguna […]

  23. Nueva colección de Zippy – Saquitodecanela says:

    […] de la línea de recién nacido! Lo que yo os diga cualquier día de estos me animo a buscar un tercer hijo […]

  24. Rosa says:

    Leerte ha sido como volver a revivir momentos que fueron los mas importantes de mi vida pero a los que le faltó humanidad. Solo la que ha vivido una cesárea sabe de lo que habló…,yo viví tres. La primera por sufrimiento fetal y de urgencia,la segunda habiendo hecho “todo” el trabajo de parto por sospecha de rotura uterina(y mi utero estaba perfecto) y evidentemente la tercera programada. Sigo pensando que algo falla con este tema,yo lo llamo falta de humanidad. Jamas me dejaron a mis hijos,una vista veloz y un beso fugaz. Sentia envidia sana cuando contaban de partos naturales que se lo ponian encima,o al pecho…En mi caso nada…bastante lloraba despues en reanimacion suplicando que me trajesen a mi hijo para poder estar con el. No se porque una cesárea tiene que ser diferente,evidentemente tienes unas “limitaciones” fisicas diferentes a las de un parto natural, pero solo eso. Eres mamá igual que el resto.
    Un saludo

    1. Clara Castro Quesada says:

      Gracias Rosa por compartir tu experiencia. Efectivamente muchas veces las cesáreas no son respetadas aunque parece que poco a poco esto está cambiando. Afortunadamente. 🙂

  25. Victoria says:

    Que bonito leeros…otro dia me paso a contaros mi historia…solo decirte que tengo una amiga que ha tenido 4 cesareas…en la S.S. ningun problema y a ver cual de todos sus hij@s es mas grandote y guapisimo.. Ella tampoco ha tenido ningún problema..tan solo un poco mas de control (aunque eso nunca viene mal)….. Asi que …. A por el tercero 😉 besos a todas!!

  26. Ropita para bebé de Aden + Anais – Saquitodecanela says:

    […] que es una moneria? Ay si tuviera un tercer hijo ¡Me iba a volver […]

  27. Las fajas postparto – Saquitodecanela says:

    […] puede aliviarnos mucho. Mis dos hijos nacieron por cesáreas totalmente justificadas y aunque emocionalmente me afectaron mucho físicamente la verdad es que tuve dos intervenciones […]

  28. Qué llevar al hospital en caso de cesárea – Saquitodecanela says:

    […] y que a mi me aliviaron muchísimo sobre todo las primeras horas post operatorias porque, aunque mis cesáreas fueron magníficas en comparación a las de algunas amigas, es cierto que las primeras horas te acuerdas de todos los […]

  29. Noelia says:

    Hola!!!yo estoy en tu misma situación,es como esa ilusión de tener otro bebe y a la vez ese miedo a otra cesárea ,es una pena q te condicione el tener más hijos por dar a luz por cesárea .yo tuve la suerte q a los dos me los dejaron ver y darles un besin.un saludo

  30. María says:

    Hola Clara:
    Me he emocionado al leerte porque yo también he pasado por dos cesáreas y me da miedo plantearme una tercera… En mi caso no pude tener parto vaginal por un problema en un hueso de mi pelvis, los bebés no caben. En mi primer embarazo no lo sabía y todo surgió en el momento del parto, al ver que el bebé no se acababa de encajar. En el segundo ya sabía que sería cesárea programada. Pero por suerte en el hospital que elegí sí respetan el momento piel con piel. En cuanto me sacaron al bebé me la pusieron en el pecho, liberando mis brazos para que la pudiera sujetar yo! Estuvo conmigo mientras me cosían y sólo nos separaron para limpiarla y vestirla (dentro del quirófano, yo la veía) y en cuanto me colocaron en la cama para llevarme a la habitación, la pusieron en mis brazos y fuimos juntas! Y así en los dos casos, no me separaron de las niñas en ningún momento y no estuve en reanimación ni nada semejante. Es una lástima que no sea así en todos los hospitales y que priven a las madres de ese bonito momento! Un abrazo!

  31. silvia says:

    No te lo pienses más, si quieres, puedes. Yo tengo tres cesareas, la ultima de unas estupendas mellizas de tres kilos cada una. Cuatro niños que hacen olvidar todos los miedos de embarazos y partos. Ah, y encantada de la Seguridad Social, en ningun otro sitio hubieran tenido mas medios para atendernos a los bebes y a mi. Mucha suerte!!

  32. Fer @Rosaframbuesa says:

    Por un post de Facebook acabo de llegar a tu blog! Y este post me llamó mucho la atencion! Yo de 2, 2 cesareas… La primera por necesidad, la segunda por eleccion y vaya que fue la mejor eleccion de mi vida -segun mi ginecologa mi utero estaba tan delgado que estaba apunto de romperse, de haber sido asi, el parto que no quise hubiese terminado en cesarea de urgencia)…
    El caso es q me llama la atencion mucho que no te mostraran a tu peque, las mias nacieron en 2 clinicas distintas en Barcelona con mi Dra. en común y en ambos casos, sin yo tener q pedirlo las dejjaron conmigo pegadas a mi cara muchisimo rato (sostenidas por las matronas), tanto asi que entre mi recuerdo intacto de esas caricias y de verlas por primera vez, esta el tener que pedirle a la matrona que me quitara a la bebe (la segunda) porque me dio una contractura y no podia con el dolor en el cuello…
    Tambien he preguntado por la de la 3ra cesarea, y me han dicho, expertos en el tema que si esperas el tiempo suficiente, no deberia haber problemas con una 3ra cesarea…aunque a mi “querido 3er hijo” tiene otros obstaculos q nada tienen q ver con la forma en que naceria jaja
    Un besito! Y felicidades por tan bonito post y por hacernos recordar ese momento magico que perdura siempre en nuestra memoria

    1. Clara Castro Quesada says:

      Gracias por tu comentario Fer,
      Cada hospital es un mundo. Aquí en Valencia te encuentras de todo. De hecho a mi me llama mucho la atención que yo no fui al “despertar” sino directamente a la habitación después de la operación. En cambio tengo familiares y amigas en Sevilla que se han tirado 5 horas después de la operación en una unidad de cuidados. Con o sin nadie al lado o con o sin niño. Una locura verdad?
      Me alegra mucho que te guste el post y os haga recordar ese momento.
      Un abrazo grande

Deja tu comentario

Your email address will not be published.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies